Guía definitiva de las cintas de correr

¿Qué es una cinta de correr? ¿Qué factores hay que tener en cuenta a la hora de comprar?

La cinta de correr es una máquina cardiovascular con la que se trabajan todos los músculos del cuerpo. Aunque sea conocida como una máquina de correr, también se puede utilizar para trotar o caminar.

Los factores clave a la hora de comprar una máquina de correr son:

  • Tamaño de la correa

Normalmente una correa suele ser de al menos 120 cm de largo y 45 cm de ancho. Para las personas más altas se recomienda que el tamaño sea de 137 cm para correr y caminar cómodamente con una zancada adecuada. 

  • Amortiguación

La amortiguación es fundamental para evitar lesiones, el golpe del pie debe ser absorbido por la cinta de manera natural. Si tu intención es correr de manera regular te aconsejamos que compres una máquina que tenga la posibilidad de 16 km/h o más.

  • Estabilidad

La cinta tiene que ser estable para poder ofrecer la máxima seguridad. El marco que sostiene la cinta debe ser firme y estable, mientras que la cinta circula de manera suave. 

  • Peso

Es un factor muy importante, en el caso de que seas una persona grande, la cinta debe ser resistente y potente para realizar la función en la intensidad que desea. Los motores de cinta de correr de uso doméstico pueden aguantar hasta 135 kg. 

  • Panel de control fácil de usar

El panel de control de los programas es importante que esté al alcance de la mano durante la realización del ejercicio para evitar tener que parar o caerse cuando se quiera manipular. También es importante que se pueda ajustar la velocidad y la inclinación para poder tener un entrenamiento completo. Es aconsejable que tenga la posibilidad de instalar un reproductor MP3, USB o Bluetooth. 

  • Espacio y tamaño

Antes de nada, te recomendamos que pienses cuál va a ser el lugar que vas a tener para la máquina, ya que indistintamente de que la máquina sea grande o pequeña, va a ocupar bastante espacio. Es cierto que también hay cintas plegables, pero siguen siendo pesadas.

Lo aconsejable es que habilites un gran espacio para la cinta y que tengas en cuenta las medidas a la hora de realizar la compra. 

  • Precio / Garantía / Entrega / Instalación

Generalmente, el precio es uno de los primeros factores en los que se fija una persona a la hora de realizar una compra.

Las opciones van desde los 500 euros hasta casi los 10.000 euros, con diferentes variantes de por medio. Por eso mismo, depende de tu presupuesto, pero ten en cuenta que sí hay diferencias importantes entre una máquina de correr barata y una que se vaya por encima de los 2.000 euros.

Independientemente del precio, la garantía es fundamental ya que cualquier daño, incluso durante el transporte, puede quedar cubierto. 

Otro concepto muy importante, es el coste de entrega. Es interesante que preguntes por el coste de la entrega, ya que te puedes hacer una idea del coste, pero la entrega puede aumentar la cuantía del precio final. También es de interés, que tengas en cuenta el servicio de instalación, a pesar de que la instalación y configuración de la máquina no requiere mayor complicación, sería un valor añadido que el servicio estuviese incluido en el precio.

Beneficios de la cinta de correr 

Quema calorías y ayuda a disminuir el peso: usarla de manera habitual te ayuda con la quema de calorías. Además, si lo que buscas es adelgazar, la cinta de correr te va a permitir bajar de peso con más facilidad que otros aparatos.

Para que puedas tener una aproximación de la quema calórica en 30 minutos, teniendo en cuenta tres casos aproximados de peso corporal y diferentes ritmos, hemos elaborado la siguiente tabla:

Calorías que se queman de promedio en 30 minutos

Ejercicio Físico

57 kilos

70 kilos

84 kilos

Correr: 8 km/h

240

298

355

Correr: 8,3 km/h

270

335

400

Correr: 9,6 km/h

300

372

444

Correr: 10,7 km/h

330

409

488

Correr: 12 km/h

375

465

555

Correr: 13,8 km/h

435

539

644

Correr: 16 km/h

495

614

733

 

Mejora la salud cardiovascular: el trabajo repetitivo hace aumentar el ritmo respiratorio y cardíaco que, a su vez, mejora el flujo sanguíneo y fortalece el corazón. Esto ayuda a reducir la aparición de enfermedades asociadas, como infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca o arritmias.

Fortalecimiento de músculos y huesos: no sólo tonifica los músculos, también fortalece tendones, articulaciones, ligamentos y huesos.

Aumenta nuestra energía: con la práctica deportiva, tu cuerpo ganará fuerza y resistencia y, por lo tanto, tendrás más energía.

Mejora nuestro sistema emocional: con la liberación de tensión, se reduce el estrés y se consigue más tranquilidad.

Ayuda a conciliar el sueño: la actividad física con regularidad te va a ayudar a que descanses mejor por la noche lo que te permitirá estar más activo por el día.

Tipos de cintas 

Vamos a explicarte los diferentes tipos de cinta de correr diferenciados en cuatro grandes bloques. 

En el primer bloque hemos introducido las cintas plegables, que disponen de una estructura articulada para poder plegarse sobre sí misma. Máquinas muy óptimas para cuando existen problemas de espacio.

El segundo, las cintas fijas, suelen encontrarse tanto en gimnasios como en centros deportivos debido a que son más grandes y más pesadas. También es cierto que suelen ser mejores y con más variedad de programas.

El tercero, las cintas propulsadas manualmente, suponen un alto esfuerzo para el corredor ya que la banda de correr entra en circulación cuando el usuario la propulsa con las piernas al realizar el movimiento de correr o andar.

En el cuarto bloque, estarían las cintas propulsadas mecánicamente o autopropulsadas, disponen de un motor eléctrico para girar la banda mediante unos rodillos. El propio deportista es el que selecciona la velocidad a la que quiere andar y, además, suelen llevar incorporados programas de entrenamiento.

Opciones de motores

Existen dos tipos de motores para las cintas de correr, los conocidos motores de corriente continua, CC, y de corriente alterna, CA.

Los motores CC son los que utilizan escobillas y un conmutador que requiere más mantenimiento, la velocidad la tiene limitada y la vida útil es reducida, debido a la adición de elementos móviles y de desgaste.

En cambio, los motores CA, son más caros, pero no usan escobillas y son una tecnología más nueva y sofisticada. Si lo que estás buscando es no querer preocuparte por reemplazar el motor, es la mejor opción.

¿Qué músculos utilizamos al correr en una cinta? 

Los músculos que frecuentamos al realizar ejercicio sobre la máquina de correr, son numerosos, independientemente de que sea para correr, trotar, o caminar. Se tonifican las piernas y glúteos complementandolo con un entrenamiento de brazos, espalda y abdomen. 

Los músculos que se utilizan de forma directa o indirecta, se clasifican en tres grupos: Miembros superiores, englobando los hombros, brazos y antebrazos; el tronco y pelvis, incorporando el pecho, vientre y la espalda; y, en los miembros inferiores, glúteos, muslos y pantorrillas.

El corazón es el principal músculo que vas a trabajar al usar la máquina ya que está directamente relacionado con la actividad cardiovascular. Te va a ayudar a aumentar la frecuencia cardiaca, fortalecerá tu estado físico y tu resistencia. Los cuádriceps se fortalecen con los ejercicios que realizamos encima de la cinta. Los gemelos actúan como estabilizadores del cuerpo, por lo que están en continuo trabajo. Los isquiotibiales se tonifican y se refuerzan con la cinta para correr. Y, por último, los glúteos se trabajan intensamente.

Aspectos a considerar antes de comprar una cinta de correr

Fuerza y RPM 

Si miras la potencia de forma aislada, seguramente te decantarás por el número más alto de HP, y eso sería un error. Tienes que fijarte en si es un motor de pico o de servicio continuo. El primero, funciona a 8.000 RPM y, el segundo, a 4.100 RPM. Es decir, siempre ha de elegir el de menor RPM para un rendimiento óptimo, eficacia energética y aumento de la vida útil.

Frecuencia de uso  

La frecuencia con la que tienes pensado utilizar la máquina de correr es muy importante para saber qué tipo de máquina debes comprar, ya que nada tiene que ver que su utilización sea de 3 horas semanales, 10 horas, o más de 20 horas, al igual que si su uso es profesional en vez de aficionado. Para ello, hemos segmentado la frecuencia de uso en 4 bloques.

Si el uso es profesional, son cintas para llevar el máximo nivel de entrenamiento a casa o bien para instalaciones de uso colectivo. Se caracteriza por no ser plegable y por soportar mínimo 150 kg, además, están preparadas para un uso superior a las 30 horas semanales. Entre ellas, está disponible laBH MAGNA PRO RC y la FINNLO TR8000.

Si el uso es de más de 20 horas, estaríamos hablando de un uso semiprofesional. En este caso, pueden ser plegables. En esta sección, te enseñamos la cinta de correr BH I.MAGNA RCo la BH RC12 TFT.

Si el uso que le vas a dar estuviera en torno a 7 y 20 horas, estaríamos ante un uso doméstico, concretamente un uso intensivo doméstico, dónde existe la posibilidad de encontrar cintas de correr plegables. Dos buenas opciones serían la BH PIONEER R7 y EVERGY CON NIVEL DE INCLINACIÓN Y PLEGABLE”.

Por el contrario, si el uso es inferior a 7 horas, continuamos en un uso doméstico, pero en este caso, sería un uso doméstico regular, siendo también posible encontrar opciones plegables. Tendrá opciones como la cinta de correr FINNLO TECHNUM IV y la BH SLIMRUN.

Peso máximo

Las máquinas de correr tienen un peso máximo que pueden soportar. Generalmente, están en torno a los 120 kg, pero también podemos encontrar un peso máximo de usuario de 90 kg o de hasta 160 kg. Es recomendable que haya un margen entre el peso del usuario y el peso que soporta la cinta. 

Tamaño de la zona de carrera

El tamaño es relevante ya que condicionará nuestro ejercicio. Hay que tener en cuenta que, si eres una persona de estatura superior a la media, es de interés que sea de un tamaño superior también ya que la zancada tanto al correr como al andar, será más grande. Si mides más de 185 cm, interesa que de largo tenga mínimo 153 cm.

También habría que tener en cuenta el uso, ya que si el uso será para andar, en vez de para correr, no es necesario que la cinta sea más ancha o más larga, pero en el vaso de utilizarla para correr, será un aspecto indispensable para poder correr cómodamente.

En el caso de utilizar la cinta para andar, con que la superficie tenga más de 40 cm de ancho y 125 cm de largo, sería suficiente. En cambio, si fuera para correr, es recomendable que tenga 55 cm de ancho y 140 cm de largo.  

¡Hablamos de la longitud de la superficie de la carrera, no de la largura total de la máquina!

Integración con Apps  

Está comprobado que la utilización de aplicaciones ayuda a mejorar el rendimiento, debido a que monitorean el progreso. Teniendo la opción de medir los entrenamientos, es probable que mejores y que, además, te obligues a entrenar. Así mismo, hay numerosas Apps pueden dar la opción de crear una competición a tiempo real con otros usuarios o correr mientras ves una grabación de carrera popular, que son elementos que sirven para motivarte todavía más.

Servicio y mantenimiento 

Aunque es cierto que una máquina de correr necesita un mantenimiento, no se trata de un mantenimiento que requiere múltiples acciones. Por un lado, es importante lubricar la banda de rodadura, mínimo una vez al mes para que no se desgaste antes de lo debido. Es aconsejable empezar los entrenamientos con velocidades bajas y, con los pies en los ejes, no sobre la superficie de la carrera. 

Por otro lado, es importante que el motor no se sobrecaliente, esto se puede hacer mediante la colocación de la mano encima de la tapa del mismo, sin ningún riesgo. Como es lógico, estará caliente, pero es importante que no sobrepase los 50 ºC. 

Riesgos 

Como prácticamente todo en esta vida, con la práctica deportiva en la cinta andadora, existen riesgos. Y, estos riesgos, pueden terminar en lesiones. Sobre todo, este tipo de lesiones son musculares, que se llevarán a cabo mediante tiempos de recuperación más largos.

Tendinitis en el tibial anterior. Esto se debe a no colocar la cinta con la inclinación correspondiente (entre 2 y 4 grados). El hecho de no modificar la inclinación, a parte de no simular la carrera al aire libre, facilita el desplazamiento hacia atrás del pie de apoyo, provocando así una sobrecarga y la aparición de dichas molestias.

Problemas lumbares y de cadera. Surge como consecuencia de correr con una incorrecta técnica. Cuando la cinta de correr está en movimiento, la pierna hace un gesto involuntario hacia atrás involucrando a la cadera, pero debería hacerlo con los glúteos. Este problema hace que corras con la espalda arqueada. Para solucionar este riesgo, una opción es hacer un buen trabajo de abdominales y prestar atención en la realización de la técnica correcta.

Problemas de espalda. La espalda se va sobrecargando con la vibración que se crea en la cinta. Si te ejercitas durante mucho tiempo y no te recuperas correctamente pueden aparecer los dolores de dicha zona.

Fascitis plantar. Se produce por las constantes repeticiones que haces con este aparato. Al repetir durante un determinado tiempo el mismo movimiento, el pie puede estirarse y desgarrarse. Cuando la planta del pie se distorsiona, se habla de fascitis plantar. Para recuperarse de esta lesión es necesaria la rehabilitación, y en algunos casos, intervención quirúrgica.

Sobrecarga muscular. Esta sobrecarga se crea por la monotonía de correr en una cinta o por hacer uso de una técnica inadecuada. A causa de no tener suficiente variedad, los músculos pueden congestionarse y sobrecargarse.

Lesiones en la rodilla. La rodilla es una articulación que está en constante movimiento durante la actividad, por ello, pueden aparecer lesiones como la sobreexplotación de la articulación. Como consecuencia, pueden aparecer irritaciones e inflamaciones.

4 falsos mitos de correr en la cinta

Existen muchos mitos relacionados con el running indoor, por eso, hemos seleccionado 4 mitos para desmontarlos, ya que sabiendo que no es lo mismo correr indoor que outdoor, no por ello tiene por qué ser una mala práctica.

El primer mito falso es que correr en cinta supone más esfuerzo. Lo cierto es que correr en máquina, supone un menor esfuerzo muscular y, por lo tanto, un menor gasto energético. Esto se debe a que el simple hecho de desplazar el pie hacia atrás por el mismo desplazamiento de la cinta, hace que sea más fácil el impulso del cuerpo hacia adelante. Además, evitamos los agentes externos como la resistencia al viento, distracciones visuales o la variedad del terreno. 

No cometas el error de creer que sudar más, es significado de esforzarse más. No te olvides de que el estar en un sitio cerrado con ventilación limitada, puede provocar un aumento de percepción del esfuerzo y frecuencia cardíaca. 

Ten en cuenta también que, en una cinta puede que des zancadas más cortas por lo que estarás realizando más zancadas en menos tiempo y a esto, añade que es un paisaje constante y sin estímulos visuales, lo que también puede aumentar dicha percepción de la que hablábamos antes, haciendo que la carrera nos parezca más monótona y más larga.

El segundo, correr en cinta destroza las articulaciones. Para esto, es importante disponer de una buena amortiguación de la superficie de la cinta de correr que usemos, ya que el impacto es más agresivo que en superficies como la tierra o la hierba, pero hay que tener en cuenta que es menos agresiva que el impacto del asfalto. 

La clave aquí está en no abusar y en hacer un uso consciente. Es recomendable realizar entrenamientos de entre 30 y 45 minutos al día para evitar el machaque de articulaciones. Cabe destacar también, la importancia de usar un calzado bueno. 

El tercero, correr al aire libre y en la cinta es lo mismo. Estamos de acuerdo en que es falso, ¿verdad? Así mismo, tampoco es recomendable sustituir el entrenamiento outdoor con el running indoor. El entrenamiento en cinta es una muy buena opción como complemento de los entrenamientos. Comentábamos anteriormente que, la zancada se ve disminuida cuando se corre en una máquina y factores como la pisada o el coste energético, pero también hay otros factores que modifican la práctica, entre ellos, está el movimiento de los brazos, la presión plantar o incluso los músculos que se trabajan.

El cuarto y último, correr en cinta es el único método efectivo para adelgazar. Para que puedas adelgazar es necesario que quemes más calorías de las que ingieres. Pasar mucho tiempo en la cinta hará que pierdas grasa, pero si solo haces ejercicio cardiovascular, es posible que pierdas peso de donde no te conviene ya que el cardio quema grasa pero también músculo.

5 cintas de correr

A continuación, hemos hecho una selección de 5 cintas de correr plegables para facilitar su búsqueda.

La cinta de correr más vendida se llama “FITFIU MC200” con unas medidas de 140 x 60 x 110 cm y un peso máximo recomendado de 90 kg. Dispone de una velocidad máxima de 14 km/h, pero a pesar de que sea la cinta de correr número uno en cuanto a ventas, actualmente no se encuentra disponible.

Una de las cintas más vendidas, también es la cinta de correr BH RunLab, para un peso máximo de usuario de 110 kg, con unas medidas de 153 cm de largo, 79 cm de ancho y 134 cm de alto y dispone de una velocidad de 1-15 km/h. Está en torno a los 700€ de oferta.

La máquina más fiable y rápida es la denominada “BH fitness i.Boxster” para un peso máximo de 130 kg, unas dimensiones de 184 x 94 x 149 cm y con una velocidad máxima de 20km/h con un coste aproximado de 1.000€.

La más barata del mercado, sería la “Fit-force'' con un coste de 300€ tiene una velocidad máxima de 15km/h y unas dimensiones de 140 x 6.2 x 105 cm y disminuyendo el peso máximo hasta los 95 kg.

En cambio, la máquina más económica calidad-precio es la cinta de correr Pioneer S2. Dispone de una velocidad máxima de 14 km/h, un peso de usuario máximo de 115 kg y unas dimensiones de 162 x 72 x 131 cm con un precio original de 800€.

¡No te olvides de realizar estiramientos antes y después de utilizar la cinta de correr!


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados