Colección: Cintas de correr Autolubricadas

9 productos

Cintas de correr Autolubricadas, ¿Qué son?

Las cintas de correr autolubricadas suponen un gran avance en el mundo fitness gracias a que el mantenimiento que se necesita es mínimo en comparación con las cintas de correr tradicionales. 

A diferencia de las cintas de correr tradicionales, este tipo de cintas eliminan la necesidad de estar aplicando el lubricante de forma manual cada 20 o 30h de uso, ya que incorporan un sistema de lubricación que de forma automática va soltando lubricante a medida que se usa la cinta, garantizando un funcionamiento suave del dispositivo y prolongando su vida útil. 

La lubricación en las cintas de correr es esencial para garantizar su correcto funcionamiento y que no se desgaste la banda a causa del roce con la plataforma de carrera. También ayudará a evitar posibles averías tanto en el motor de la cinta como en el equipo eléctrico.  

Cintas de correr Autolubricadas, ¿Cómo funcionan?

Estas cintas incorporan innovadores sistemas de lubricación compuestos, en su mayoría, por un depósito de lubricante, un tubo de lubricación y una especie de aspersores colocados a lo ancho de la plataforma de carrera

El usuario solo debe preocuparse de tener el depósito siempre con la cantidad suficiente de lubricante (por encima del mínimo), y es la propia cinta la que se encarga de ir soltando cierta cantidad de lubricante con cada uso, que va pasando por el tubo de lubricación y saliendo por los orificios de salida hacia la banda. 

Gracias a este circuito el lubricante se extiende de forma uniforme por toda la superficie de la cinta, lubricando de manera correcta la cinta de correr.

¿Cómo saber cuando tienes que llenar el depósito de lubricante de una cinta de correr?

No te preocupes, ya que estas cintas suelen incorporar un sistema que te avisa cuando el lubricante está al mínimo, igual que un coche con el nivel de gasolina, para que la cinta nunca se quede sin lubricar.

Ventajas de las cintas de correr autolubricadas

Las ventajas de no tener que preocuparte por lubricar tu cinta de correr son muchas: 

  • Más comodidad: Dejarás de estar contando las horas de uso que llevas para controlar cuándo será la siguiente vez que tengas que lubricar la cinta manualmente. Al lubricarse ella sola no tendrás que hacer nada más que llenar el depósito cuando esté al mínimo.
  • Ahorra tiempo: Cómo consecuencia tampoco tendrás que perder el tiempo lubricando la cinta, tu solo preocupate de entrenar.
  • Son más fáciles de usar que las cintas de correr convencionales. 
  • El mantenimiento de este tipo de cintas de correr es mínimo.
  • Puesto que la cinta va soltando lubricante entre la banda y la plataforma con cada uso, el desgaste de la banda es muy inferior y a menor desgaste menor ruido durante su uso.